martes, 13 de octubre de 2009

Albaida. Iglesia Arciprestal de la Asunción de Nuestra Señora.


Construida entre 1592 y 1621, y restaurada en 1830. Ocupa parte de lo que fue el palacio de los Mila y Aragón. Lo que más destaca de ella es el altísimo y vistoso campanario de planta cuadrada que se utilizó como torre de vigilancia hasta que se añadió el remate a mediados del siglo XIX. La iglesia actual fue edificada en sustitución de la vieja iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, construida en el siglo XIII. Presenta una nave única con capillas entre los contrafuertes. La fachada muestra como características principales su sencillez y sus dos portaladas renacentistas. La campana más antigua, la mayor, es del año 1786. Problemas de fisuras en la estructura, el campanario y las campanas han sido restaurados. En el interior, hay que destacar, en las capillas, las esculturas neobarrocas de Gallarza, la cama imperial de Nuestra Señora de Agostodel siglo XVII y la pila bautismal de mármol del siglo XVIII. En el altar mayor del siglo XVII hay un conjunto de óleos de José Segrelles. De este pintor albaidense también son las pinturas con escenas religiosas de Albaida que hay entre los arcos de las capillas y la cornisa de la nave, así como los lienzos emplazados en la capilla Real de la Comunión, edificio adyacente del siglo XIX. La sacristía conserva varios ornamentos de lujo de los siglos XV al XX, destacando la Verdadera Cruz, un relicario de platería gótica que parece obra del siglo XV y la única pieza valenciana, según los especialistas, conservada entre todas las que fueron elaboradas en oro macizo en aquella época.