martes, 13 de octubre de 2009

Montesa.

Jaime II creó la orden monástico-militar de Montesa como sustituta en el Reino de Valencia de la desparecida Orden del Temple.
En el interior del castillo de Montesa se encontraban el convento, la iglesia de la Orden, el palacio del Maestre, los cuarteles, y demás dependencias al servicio de los caballeros.
El Terremoto que tuvo su epicentro en Montesa del 23 de marzo de 1748 derrumba gran parte del Castillo. Sus restos fueron declarados monumento arquitectónico-artístico en 1926. El terremoto se vulve a repetir el 2 de abril. Quedaron sepultados entre sus escombros la gran parte de sus moradores, resultando fallecidos 18 personas, entre frailes y caballeros. Los frailes supervivientes de la Orden se trasladaron en julio de 1748 a Valencia, a la iglesia del Palacio del Temple, hasta que el Fernando VI, gran maestre de la Orden como lo son todos los reyes de Castilla desde Fernándo "el Católico" hasta la legislación de las Cortes de Cádiz, decretó la construcción de un nuevo convento.