miércoles, 25 de mayo de 2011

María de Albornoz. Última señora de Albornoz.

Enrique de Villena, nieto materno de Enrique II,  casa en 1399 con María de Albornoz. Este  matrimonio es anulado alegando impotencia y no tiene sucesión. Pero podemos encontrar que  Beatriz de Villena  e Isabel Leonor de Villena, muere en 1490, abadesa de la Trinidad de Valencia, son hijas suyas. Pero son naturales de Enrique de Villena ya que no herendan a María.

Para ser maestre de Calatrava era precisa la soltería y es lo que quiere ser Enrique de Villena a la muerte del anterior maestre. El Doncel de don Enrique el Doliente.

Enrique de Villena dedicó gran parte de su vida al estudio de temas ocultos, por lo que era conocido como “El Nigromante",

También parece que Enrique III tenia un excesivo cariño a su parienta María de Albornoz. el rey se sintió atraído perdidamente por María y ofreció a Enrique el título de Gran Maestre de Calatrava a cambio de que este se reconociera impotente, razón suficiente para que el matrimonio quedara anulado legalmente. Y es que las ansias por ascender en el terreno político prevalecieron en el joven, quien aceptó el trato a pesar de que su impotencia era a toda vista irreal,

Enrique de Villena, 1384-1434, era un hombre con grandes conocimientos y dotes de estudio. Hasta el punto que, cuando fue despojado de su título de Gran Maestre en el año 1415, decidió dedicar el resto de su vida a la Literatura. Y fue en Valencia donde se abandonó al noble arte de escribir y profundizar en los campos de la Astronomía y la Medicina. Gran parte de sus trabajos fueron destruidos. Enrique de Villena vivió sus últimos años en la judería de Toledo.

Pedro de Aragón y Juana Manuel de Castilla son padres de Enrique, conocido como Enrique de Villena o Enrique “el Nigromante”, que sigue titulándose marqués de Villena y es conde de Cangas y Tineo así como maestre de Calatrava. Casa con María de Albornoz, VIII señora de Albornoz y del Infantado. 

En 1378 una hija natural de Enrique II de nombre Juana de Castilla casa con Pedro  de Aragón, hijo de Alfonso de Aragón, marqués de Villena y nieto de Jaime II. Padres de Enrique de Villena

En 1434 muere Enrique de Villena que era nieto de Enrique II de Trastámara por parte de madre y descendiente de Jaime II de Aragón por parte de padre,  nieto de Alonso de Aragón, conde de Denia y Ribagorzana y primer marqués de Villena.

Muere el padre de Enrique de Villena en Aljubarrota en  1385, cuando apenas contaba Enrique un año de edad.

Puede escribirse una doble biografía de Enrique de Villena, cuya “otra cara” lo presenta como el nigromante más siniestro de principios del siglo XV. Nacido en el año 1384 en el seno de una familia noble, el joven Enrique estaba destinado a ocupar altos cargos políticos y a heredar una nada despreciable fortuna, ya que su padre pertenecía a la casa de Trastámara y Aragón, y su madre era hija del monarca Enrique II de Castilla.
Pero todos sus planes de futuro cayeron en saco roto cuando su progenitor fue derrotado en la batalla de Aljubarrota y despojado de todos sus títulos nobiliarios, por lo que el joven de catorce años, aun manteniendo su notable linaje, nunca llegó a ostentar el título de marqués por el que siempre fue conocido de manera popular.


En 1311, Fernando IV de León y Castilla, ordenó que Torralba se sometiese al concejo de Cuenca, dentro del Común de su Villa y Tierra. Torralba fue designada como cabeza de un sexmo relativamente extenso, que incluía las tierras de Albalate de las Nogueras, Arrancacepas, Bólliga, Castillo-Albaráñez, Fuentesbuenas, Helliz, Olmedilla, Villaconejos de Trabaque, Villar de Domingo García y Villarejo del Espartal.  Torralba, junto con Tragacete y sus siete aldeas, pasó a ser tierra de señorío por privilegio de Enrique II en 1370 con Alvar García de Albornoz, señor de Albornoz y hermano del cardenal Gil de Albornoz.


  • En Torralba, los restos del castillo, las  minas romanas de espejuelo y la Fuente de Santa Quiteria, que sirvió para el abastecimiento de agua  hasta  el siglo XX. Aquí vive y escribe don Enrique de Villena como señor de Albornoz.


Por Torralba pasa  el camino histórico  de viajeros mercancias y peregrinos que desde la capital iba por El Villar de Domingo García, Torralba, Priego, Valdeolivas, Salmerón, Trillo, Cifuentes, Mandayona, Atienza y Miedes, continuando por Retortillo, El Fresno, Inés, San Esteban de Gormaz, Alcubilla, Huerta del Rey, Santo Domingo de Silos, Retuerta, Covarrubias, Hontoria del Pinar, Venta de los Molinos hasta Burgos. Camino por el que  iban la lana de la Alcarria y los paños de Cuenca hacia las ferias de Medina del Campo y el Consulado de Burgos.

don Enrique de Aragón fué hijo de doña Juana Enriquez, hija natural de don Enrique 11, habida en doña Elvira lñiguez de la Vega, es claro que siendo aquella hermana de padre y madre del famoso conde de Gijon don Alonso Enriquez, fué él sobrino carnal de esle conde. Yo no sé si me atreva á añadir aquí una conjetura que callé en mis apuntamientos, porque no se atribuyese á vanidad ó ligereza, pero que bullía muncha ya en mi cabeza. Redúcese á que la tal doña Elvira lñiguez de la Vega era de la casa de este nombre, de donde derivan los Garcilasos, cuyo solar, situado en las montañas de Santander, reconocí y veneré yo en uno de mis viajes en 1797, precisamente á tiempo que se estaba derribando la famosa torre de la Vega, que dio nombre á la familia y á la villa inmediata de Torre la Vega. (Hacíase esta demolición de orden del actual duque del Infantado, señor de esta villa, para extender una fábrica provisional de tejidos de algodón.) Ahora bien: es muy sabido que el condado de Gijon vino á don Enrique por muerte de don Rodrigo Alvarez de Asturias, su ayo y padre adoptivo, y que Gijon era el primer punto de su retirada en las revueltas que tuvo con el rey don Pedro, su hermano. A Gijon probablemente fué retirado también, aunque la crónica dice solo á Asturias, el niño Garcilasode la Vega, cuando aquel Rey cruel eslrenó sus estrangulaciones con la insidiosa muerte de su padre. ¿ No podria ser, pues , que la tal doña Elvira, pues era de la casa de la Vega, fuese hija de algún Iñigo Laso do la Vega, parienta del niño Garcilaso, y que con él se hubiese retirado allí, y que allí hubiese tenido el conde don Enrique sus amores con esta señora, y que allí hubiesen nacido el famoso Conde y su hermana Juana, la madre del marqués de Villena?. Es el tío materno de Enrique de Villena, Alfonso, conde de Gijón y Noroña.

el sabio marqués de Villena fue  conde de Cangas y Tineo . Dióle este señorío (que también perteneció á don Enrique II, por herencia del don Rodrigo citado) su primo hermano el rey don Enrique III. 

Este condado no permaneció en don Enrique de Villena sino hasta el 1404, pues que entonces se le hizo renunciar á favor de la corona, 

para evitar  que á su muerte recayese en la orden de Calatrava, de que fué entonces elegido maestre.

Condes de Cangas y Tineo : primero, (conocido) don Rodrigo Alvarez de las Asturias; segundo, don Enrique, conde de Trastamara, su hijo adoptivo; tercero, don Alfonso Enriquez, conde de Gijon, hijo natural de este; cuarto, don Enrique III (ó don Juan I), por confiscación délos bienes de) conde de Gijon, su sobrino (ó hermano natural); quinto, don Enrique de Aragón, marqués de Villena, sobrino carnal del conde de Gijon, y nieto de Enrique II; sexto, don Enrique III, su primo; pasa a los Quiñones.
Texto de Gaspar de Jovellanos.

Isabel de Villena, 1430-1490. Hija natural de Enrique de Villena 
de quien hereda sus dotes literarias y sus inclinaciones literarias que no responden a los cánones eclesiásticos. 

La reina María, su prima, se hizo cargo de ella desde los 4 años. Vivió desde pequeña en la corte de María de Castilla, hija de Enrique III, educándose en los ambientes aventureros y abiertos que rodearon a Alfonso V, “el Magnánimo”. En 1445 profesó en el convento de la Santísima Trinidad de las Clarisas de Valencia, donde sería nombrada abadesa en 1463, una responsabilidad que tendría hasta su muerte.