martes, 7 de febrero de 2012

Villora y Huelamo en Cuenca. Aranda de Duero en Burgos.


Diego de Zúñiga, señor de Transpinedo, tío del II duque de Bejar.  Casa con Juana de la Cerda, IV señora de Villora, hija y heredera de Luis de la Cerda, III señor de Villoria, señor de Castrillo y Ventosilla en Burgos- en las cercanias de Aranda de Duero, La Horra y Gumiel del Mercado-, Valtablado del Río en Guadalajara, Cubas y Griñón en Madrid, alcaide y alcalde mayor de Toledo, y juez mayor de sus Alzadas, alcaide y señor de Escalona, del Consejo de Juan II, muerto en 1469, y de Francisca de Castañeda, señora de La Palma y Peñalba, hija de Juan Rodríguez de Castañeda, señor de las Hormazas, y de Juana de Guzmán, señora de Palos. 

Padres de un hijo y una hija llamados Francisco y Francisca.

Francisco de Zúñiga, señor de Villora, casa con Beatriz de Fonseca. Padres de  Luis de Zúñiga, señor de Villora. Casa con Teresa Carrillo, hija de Pedro Carrillo de Albornoz, señor de Torralba, Beteta y Ocentejo, Alcalde mayor de los Hijosdalgo de Castilla, y de Mencía de Mendoza, hija de Iñigo López de Mendoza, I conde de Tendilla, y de Elvira de Quiñones de los señores de Luna, sin sucesión

Es hermano de Luis, Diego de Zúñiga, señor de Villora, I marqués de Huelamo que casa con Isabel de Marquina, al de Mercado. Padres de Inés de Zúñiga, puede que hija natural, señora de las villas Villoria, Parraces, Huélamo, Toya y Silamos. Casa con Bernardino de Cárdenas, señor de Colmenar de Oreja, alcalde de los Hijosdalgo de Castilla, matado en la batalla de Lepanto 1571, hijo de Gutierre de Cárdenas y Pacheco, señor de Colmenar y Noblejas, caballero y Alférez mayor de la orden de Santiago, comendador de Oreja, de los duques de Maqueda, y de Mencía Carrillo de Albornoz, señora de Albornoz, Torralba y Beteta, sobrina de Teresa Carrillo de Albornoz, con sucesión en, 
1.- Luisa de Cárdenas Carrillo de Albornoz, Señora de Torralba. Casó en primero con Pedro Ramírez de Arellano, señor de los Cameros, Guarda Mayor de Navarra. S/s. Después  con el Marqués d'Este. S/s.
2.- Mencía Carrillo de Albornoz, casó en 1ªnp con Francisco Zapata de Cisneros, I Conde de Barajas 1-X-1572, Mayordomo del Rey Felipe II, Presidente del Consejo de Castilla, Trece de Santiago. S/s. En 2ªnp casó con Íñigo de Cárdenas, Embajador en Venecia y Francia. S/s.


Después, en 1578, con Sancho de la Cerda y Portugal, I marqués de la Laguna de Camero-Viejo en 1599, hijo de Juan II de la Cerda, IV duque de Medinaceli, III marqués de Cogolludo, III conde del Puerto de Santa María, comendador de Socobos y comendador mayor de la orden de Santiago, Virrey de Sicilia (1557-1560), Virrey de Navarra, gobernador de los Paises Bajos (1570), consejero de Estado, mayordomo mayor de la reina Ana, IV esposa de Felipe II,  y de Juana Manuel de los II condes de Faro, sin sucesión. 

Es hermana de Inés,  Juana de Zúñiga que casa con Diego López de Zúñiga y Meneses, III marqués de Baides, hijo de Francisco López de Zúñiga, II marqués de Baides, conde de Pedrosa, señor de Cobete, Pedrosa, Villora y Huelamo, y de su primera mujer  María de Meneses, hija de Cosmo de Meneses, sin sucesión. 

Es hermano de Luis y de Diego, Antonio de Zúñiga que casa con María de Recalde. Padres de Francisco de Zúñiga que casa con Magdalena de la Mota. 

Padres de  Eugenio de Zúñiga y de la Cerda Fonseca, I marqués de Villora en 1717, con vizcondado previo de la Vega de Yemada, señor de Villora, caballero de Santiago. 

Don Diego de Zúñiga y Doña Juana de la Cerda fueron padres también de Francisca Zúñiga y de la Cerda, llamada algunas veces Francisca de Castañeda, en honor a su abuela, contrajo matrimonio con Diego Fernández de Córdoba, III conde de Cabra. Fueron padres de  Pedro Fernández de Córdoba, entre otros hijos, cuya descendencia nos ocupa.

Pedro Fernández de Córdoba, hijo quinto de  Diego Fernández de Córdoba, III conde de Cabra, y de su segunda mujer Francisca de Zúñiga y de la Cerda, fue señor de las villas de Zubia y Albendín. Contrajo matrimonio con Felipa Enríquez, gran señora portuguesa, que vino a Castilla como dama de la Infanta de Portugal y Emperatriz Doña Isabel. 

Diego Fernández de Córdoba y  Felipa Enríquez fueron padres, entre otros hijos, de Ana Fernández de Córdoba.  Casó en 1545 con Rodrigo Venegas de Córdoba y Mesía, IX señor de la villa y estado de Luque. Falleció Ana Fernández de Córdoba con sólo 23 años, habiendo hecho su testamento el primero de julio de 1570 ante Melchor de Alcocer, Escribano público de Granada, y fue enterrada en el Monasterio de Guadalupe de Baena, fundación de sus padres. Sucedió su hijo. 

Es su hijo, Egas Salvador Venegas de Córdoba, I conde de Luque. Casó la primera vez con  Mayor Venegas de Córdoba y Figueroa, su tía, prima-segunda de su padre, de la que no tuvo sucesión. La segunda vez casó en 1626 con Felipa Manrique de Aguayo, su sobrina. Fueron padres, entre otros hijos, de Rodrigo Matías Egas-Venegas de Córdoba, II conde de Luque. Fueron padres, entre otros hijos, de Carlos José Venegas de Córdoba y de Villegas, señor de la Torre y heredamiento de Dos Barrios y de los mayorazgos de segundogenitura de la Casa de su madre. Contrajo matrimonio con  Ana Fernández de Córdoba y Lasso de Castilla, hija mayor e inmediata sucesora de Antonio Fernández de Córdoba, III marqués de Valenzuela, señor de la Taha de Orgiva y lugar de Busquístar y de  Juana Lasso de Castilla y Villarroel, su prima, que aún no había cumplido los 15 años, bautizada en la parroquia de Nuestra Señora de la Estrella de Villamanrique de Tajo el día 15 de noviembre de 1642, casados en la misma parroquial el día 13 de noviembre de 1657, III condesa de Villamanrique, vizcondesa del Castillo de Tajo, hija de Francisco Lasso de Castilla y Rivera, IV  señor de Villamanrique y Villa Castillo, Comendador de Dos Barrios de la provincia de Castilla, Gentilhombre de Cámara de Don Juan de Austria y su primer Caballerizo, Mayordomo de Carlos II, primer vizconde del Castillo de Tajo y primer conde de Villamanrique, y de María de Villarroel y Peralta, su mujer, hija mayor de  Alonso de Villarroel y Eván, señor de Eván,  y de Isabel de Peralta y Grimaldo, segunda línea de la de los Vizcondes de Ambite.  

Fueron padres de Francisco Antonio Egas Venegas Fernández de Córdoba, inmediato sucesor en las Casas de sus padres. Fue IV marqués de Valenzuela, señor de la Taha de Orgiva y lugares de su estado y del de Busquístar en el Reino de Granada, en que sucedió a su abuelo materno, y perdió estos últimos mayorazgos, reconocidos como de rigurosa agnación, en la Real Chancillería de Granada, por sentencia de 17 de agosto de 1723, en pleito que le ganó el Conde de Sástago, su primo. Casó en Córdoba en  1712 con María Josefa Egas Venegas Fernández de Córdoba Manrique de Lara y Sucre, su prima, hija de Gaspar Venegas Fernández de Córdoba Manrique de Lara y de  Bárbara Sucre y Pardo. 

Sucedió en esta línea Ana Bárbara Egas Venegas Fernández de Córdova, su hija tercera. Casa en 1742,con  Diego Gutiérrez de los Rios y Díaz de Morales, IV conde de Gavia la Grande. Sucedió en esta Casa Mariano Gutiérrez de los Rios,  conde de Gavia. Incorporó a su Casa el título de Valdelagrana por su casamiento con María Antonia de Godoy Ponce de León y Cárdenas, IV condesa de Valdelagrana, Sucedió Rosario Gutiérrez de los Rios y Godoy, VIII condesa de Gavia, VII condesa de Valdelagrana. Contrajo matrimonio en Madrid, en la parroquia de San Martín, el día 6 de junio de 1807, con  Antonio Losada y Quiroga, Hernández de Zúñiga y Atienza, señor de Abelenda y Mira en Cuenca.   Mira pertenece al alfoz de Requena hasta el siglo XVI.


Dehesa de la Fuencaliente en Mira. Requena demuestra que la Fuencaliente era un bien propio, pues había sido adquirida su mitad a Antonio Cigales en 1497 por 130.000 maravedíes, como representante de Diego Zúñiga y su mujer Juana de la Cerda, poseedores de la Fuencaliente por herencia del abuelo Luis de la Cerda. Las tierras de Fuencaliente con su ermita están en parte en el pantano de Contreras.

El 25 de marzo de 1500 nacía en Mira Antón Martín, primer seguidor de San Juan de Dios, Hermano Mayor de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y fundador de hospitales en Madrid. 


Sucedió en esta línea Don Pedro Losada y Gutiérrez de los Rios, IX conde de Gavia la Grande y de Valdelagrana. Contrajo matrimonio en Madrid el día 17 de mayo de 1834 con Angela María Fernández de Liencres y Carvajal, su prima, hija de Angel Fernández de Liencres y Pando,  I marqués de Donadio, vizconde de la Colina,  y de María del Buen Consejo Carvajal Gutiérrez de los Rios Fernández de Córdoba, vizcondesa de la Villa de Miranda. Sucedió en esta Casa su hijo Angel Losada y Fernández de Liencres, I marqués de los Castellones. Contrajo matrimonio en Madrid el día 12 de junio de 1872 con María Wencesláa González de Villalaz y Fernández de Velasco, natural de Paris, nacida el 19 de junio de 1847, hija de Juan González de Villalaz y Madrazo Escalera, Senador vitalicio del Reino, Caballero de Calatrava, y de Doña María Teresa Fernández de Velasco y Pérez de Soñanes, 

padres de Doña María Teresa Losada y González de Villalaz que en 1923 vino a ser  XIII condesa de Santiago de Calimaya, V marquesa  de Otero, marquesa de Zarreal y de San Felipe el Real, condesa de Santiago de Calimaya, nacida en Madrid el día 29 de marzo de 1886. Contrajo matrimonio con Don Luis de Urquijo y Ussía, Urrutia y Aldama, primer marqués de Amurrio, hermano entero de  Estanislao de Urquijo y Ussía, Marqués de Urquijo, Grande de España, de Juan Manuel de Urquijo y Urrutia, y de  María de la Encarnación de Urquijo y Ussía, I condesa de la Almudena; hijo de Juan Manuel de Urquijo y Urrutia, natural de Murga, bautizado el 15 de diciembre de 1843, y de María de los Dolores de Ussía y Aldama, natural de Llodio, bautizada el 20 de enero de 1844; nieto por línea paterna de  Fulgencio de Urquijo y Landaluce, bautizado en Murga el 16 de enero de 1807 y fallecido en la misma el 9 de septiembre de 1852 bajo disposición testamentaria otorgada ante Francisco de Alday, y de  María de Urrutia y Aguirre, natural de Menagaray; por la materna, nieto de Antero de Ussía y Escubi, nacido en Llodio el 3 de enero de 1823, y de  Dominica de Aldama y Acha,  bautizada el 19 de octubre de 1817. 

Doña María Teresa Losada efectuó distribución de sus títulos nobiliarios a favor de sus hijos. El Marquesado de Otero recayó en su hijo Don Ignacio, VI MARQUES DE OTERO.- DON IGNACIO DE URQUIJO Y LOSADA muere no dejando sucesión de ninguno de sus dos matrimonios.

Real Sitio de la Ventosilla, Castrillo de la Vega.

Entre las localidades de Aranda de Duero y La Horra, muy cerca del curso del río Gromejón, se extiende el paraje de Ventosilla, cuyo origen se remonta 

al siglo XII. Ya en aquella época era muy apreciada la riqueza cinegética de su boscoso entorno. Corzos, venados, jabalíes, lobos e, incluso, osos, atrajeron a distintos nobles y miembros de la realeza.

En 1503 el cazadero de Ventosilla fue comprado por Isabel la Católica al conde de Ribadeo por más de dos millones de maravedís. Tras la muerte de la reina y después de una fracasada venta a Francisco de Zúñiga y Avellaneda, III conde de Miranda del Castañar, Salamanca,  y señor de Peñaranda de Duero, Burgos, la propiedad pasó por las manos de Felipe I el Hermoso, el regente Fernando el Católico y el emperador Carlos 

I. Este último se la vendió al abuelo de Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, I duque de Lerma, quien es su más famoso propietario.

El primer conde de Miranda del Castañar es hermano del I duque de Bejar.


El II duque de Peñaranda de Duero casa con una hija del I duque de Lerma.

El I duque de Lerma casa con una hija del IV duque de Medinaceli.

El IX duque de Medinaceli es señor de Gumiel del Mercado y Ventosilla. 

El cercano Gumiel de Hizan era señorio de los duques de Osuna.

En el año 1850 el duque de Medinaceli, señor de Gumiel del Mercado vendió La Ventosilla a don Fermín de Lasala Urbieta, quien lo donó a la Diputación Floral de Guipúzcoa hasta que hacia el año 1920 se dispuso la venta del Real Sitio a don Joaquín Velasco Martín.  Las tierras tiene una explotación agropecuariacon diversos tipos de ganado. Posteriormente se pondrían en producción los terrenos de cultivo circundantes para autoabastecimiento y llegar a un modelo de gestión que fue considerado modélico durante bastantes años.

En la segunda mitad de los 80 se puso en marcha en proyecto vitivinícola, siendo pionero en toda la zona en cuanto a su extensión y adelantándose incluso a la declaración de la Denominación de origen. Hoy se comercializan los vinos como Bodegas Prado Rey, actuales propietarios de la finca,  aunque se sigue manteniendo la explotación agropecuaria y se produce leche de vaca y queso de oveja.

El palacio ha sido convertido en Posada Real. 

Conserva intacta su estructura exterior con los escudos de los duques de Lerma y Medinaceli.

Además en el año 1500, ya se había abierto el puente de Aranda y la Villa había

adquirido tanta importancia que muchos caminos se habían abandonado y otros se

habían abierto derivando hacia ella.


 El Duque de Lerma obtiene de Felipe III el privilegio de comprar Ventosilla y convertirlo en lugar de recreo.

 Este privilegio se amplió a los bienes públicos, concejiles y valdíos de sus montes, no pudiendo nadie cazar, pescar, pastar, coger leña..., por ser coto real. Es lógico pensar que este puente se destruyó porque la gente pasaba al otro lado, robaba leña y se escondían los bandidos. Teniendo en cuenta que el poder del Duque de Lerma era casi absoluto ante el rey, poco pudieron importar las protestas de los pueblos y que el señor de Aza fuera el Conde de Miranda.


Castrillo de la Vega cuenta con una red bastante extensa de bodegas subterráneas


 Castrillo de la Vega, se encuentra situado a escasos kilómetros de Aranda de Duero, la capital
 de la comarca burgalesa de la Ribera del Duero. PASA POR AQUÍ  la carretera N-122