viernes, 5 de octubre de 2012

Aranda de Duero. Iglesia de San Juan Bautista. Burgos


Concilio convocado en Aranda de Duero en 1473, por el arzobispo de Toledo Alonso Carrillo de Acuña. 

Este concilio se organizó para combatir la ignorancia y la vida disipada de algunos clérigos. Uno de los cánones del Concilio indica que no se debe ordenar a personas que no hablen Latín y aparecen otras normas prohibiendo los matrimonios clandestinos.

Es un edificio con restos del siglo XIII y XIV, aunque fundamentalmente data del siglo XV.
La iglesia de San Juan es menos conocida que la iglesia de Santa María. Sin embargo, su lugar más retirado, sus dimensiones más recoletas y la mayor antigüedad de este templo con relación a Santa María le prestan un especial encanto.


El tímpano lleva una estatua de San Juan Bautista. La amplitud y abocinamiento de esta puerta produce un fuerte juego de claros y oscuros en la tardes soleadas.




Frente a la Iglesia la casa donde redisio Isabel la Catolica cuando estuvo en Aranda.


Hacia el año 1463 Isabel y su hermano Alfonso viven en Aranda, en las casonas palaciegas donde moraba la reina Juana con su hija.

En 1473, el arzobispo de Toledo, enemigo de Enrique IV y partidario de la Infanta Isabel, convocó en Aranda un concilio provincial con pretexto de reformar las costumbres del clero, para realmente era para dar más fuerza al bando de la infanta. Luego acudió a la Villa, donde ya estaba Isabel, el infante aragonés Fernando.