martes, 23 de octubre de 2012

Corella. Navarra


En la merindad de Tudela


Iglesia de San Miguel

 Casa Museo Arrese







Posee un rico patrimonio arquitectónico barroco, siendo de especial mención La Casa de las Cadenas.











Es hija del Mariscal de Campo Felipe de Neri Sanjuan y Browne Francisca de Paula Lutgarda Leonarda Ana Ramona Evarista San Juan y Carmona que nace en 1820 y casa en 1845 con Arturo Antonio Matias Bernardo Benito Jose Joaquin Ramon Azlor de Aragón y O'Neill de los condes de Guara y Luna y primo de los marqueses de Naharros en Cuenca.
              





Casa de los Virto de Vera



Iglesia de Nuestra Señora del Rosario



En la plaza de los Fueros esta la casa de los Virto de Vera (siglo XVIII) y la iglesia del Rosario (siglos XV y XVI).

En la plaza de España la casa de los Marqueses de Bajamar.

La parroquia de San Miguel. es la más antigua de Corella, pero a partir del siglo XV sufrió una profunda remodelación y del primitivo templo no queda ningún vestigio. No se pierda su retablo mayor del siglo XVIII. En una modesta casa, justo enfrente de la Iglesia de San Miguel, una placa conmemorativa le indicará el lugar donde vivió el escritor y periodista Mariano José de Larra (1809-1837), cuando su padre ejercía la medicina en Corella. 

En la calle San Miguel hay dos excelentes muestras de arquitectura civil barroca de La Ribera: el palacio de los Arrese, un edificio con una sorprendente decoración rococó en tonos pastel, que no está abierto al público, y la casa de las Cadenas, una construcción que le llamará la atención por las dos gruesas cadenas de hierro que cuelgan de sus puertas principales. 

En 1711 este edificio acogió a la reina Maria Luisa de Saboya, esposa de Felipe V, que se trasladó a Corella para curar su tuberculosis. Según los médicos, el clima seco de esta zona y un régimen a base de ajos mejoraría la salud de la reina. Durante cuatro meses la Corte de España se instaló en la casa de Agustín de Sesma, que a partir de entonces lució cadenas en sus puertas como agradecimiento de los monarcas. 

Finalmente llegamos al museo de la Encarnación-Fundación Arrese. Parte de su atractivo reside en que está alojado en un convento de benedictinas del siglo XVII. En el interior se exhibe una interesante colección de piezas, entre las que destaca un retablo de Claudio Coello, obras de Vicente Berdusán y del pintor corellano Antonio González Ruiz. 

En el santuario de Nuestra Señora del Villar del siglo XVII, ermita en la que se venera a la patrona de la ciudad y cuya imagen recuerda el estilo de las tallas góticas de los siglos XII-XIV.