miércoles, 3 de octubre de 2012

Haro. La Rioja

La ciudad de Haro linda con la provincia de Burgos por los Montes Obarenes al Norte y con Álava por el Ebro al Este.

La villa fue donada por Alfonso VI de Castilla a Diego López I de Haro, señor de Vizcaya desde 1093, reafirmando su posesión Urraca de León y Castilla hija de Alfonso VI por la ayuda que prestó este en las luchas contra su ex-marido el rey aragonés Alfonso I de Aragón sobre el año 1110.

Alfonso VIII concedió fuero a Haro, el 15 de mayo de 1187, conseguido por mediación de Diego López II de Haro, y que sería confirmado en 1254 por Alfonso X "el sabio". Alfonso VIII también concedió un fuero específico a los numerosos judíos de la aljama jarrera.

En 1288 el castillo de Haro es asaltado, saqueado y destruido por Sancho IV "el Bravo". Poco después rebautizó la villa como Villabona y convocó las Cortes.

En los siglos XIV y XV, la villa pasó a poder de los Trastámara y posteriormente a Navarra, hasta que en 1430, Juan II de Castilla lo donó a Don Pedro Fernández de Velasco, con el título de Conde de Haro, por la ayuda recibida en su lucha contra Juan II de Aragón. Los Fernández de Velasco mantuvieron el señorío de la villa hasta la abolición de los señoríos y mayorazgos por las Cortes de Cádiz en el año 1811.


 
Iglesia Parroquial de Santo Tomás        
                       
 Construida sobre un edificio anterior, bajo la protección de los Condestables de Castilla y condes de Haro, se sitúa a los pies del cerro de La Mota, núcleo primitivo de Haro. 

Los condestables de Castilla encargaron la construcción de una nueva iglesia en el siglo XVI para sustituir la que había en aquel lugar. El edificio fue finalizado a comienzos del siguiente siglo, menos algunas partes, como el campanario que data de 1725

Inició la construcción Juan de Rasines, continuando Pedro de Rasines y su hijo Rodrigo, finalizándose en el primer tercio del siglo XVII por Pedro de Origoitia y Andrés de Venea.

En un edificio construido en el siglo XVI.

La portada principal, bajo arco, está concebida como retablo y tiene escenas del Calvario e imaginería de los apóstoles. En el tímpano podemos ver una representación de Dios como Padre Eterno y escudos de los Velasco.

Es una obra de Felipe Vigarny.

La torre de estilo barroco fue realizada por Juan de Raón en 1671, siendo la primera de este estilo realizada en La Rioja. En el interior destaca, el retablo del altar mayor, obra de fray Pedro Martínez, de estilo barroco, e imagen de San Felices de Esteban de Ágreda.

San Felices es el nombre de el ermitaño san Felices de Bilibio (? - m. 520) maestro de San Millán y patrón de las localidades de Haro (La Rioja) y de Viana (Navarra)

Se cree que nació alrededor del año 443, viviendo durante años como anacoreta en los Riscos de Bilibio próximos a Haro. A él acudió el año 493 San Millán, para quien haría de maestro durante tres años, antes de que éste se dirigiese a los montes Cogollanos.

Falleció en el año 520, siendo enterrado en el monte de Bilibio, donde permanecerían sus restos hasta que fueran trasladados en 1090 al Monasterio de San Millán de Yuso por el abad Blas y doce monjes, con los permisos de Alfonso VI y Lope Díaz de Haro.

Sus restos están en una arqueta  en el monasterio de San Millán de la Cogolla.


La Iglesia de Santo Tomás se sitúa a los pies del cerro de La Mota (también llamado "La Atalaya"), núcleo primitivo de Haro, construida bajo la protección de los condestables de Castilla. Fue levantada sobre un edificio anterior, del que se conserva la portada principal, de estilo plateresco, obra de Felipe Bigarny, considerado uno de los más insignes escultores del renacimiento español, autor entre otras de la capilla de los condestables de la catedral de Burgos.

La estructura de su torre,  servirá de modelo para otras construidas en la zona, como la de la Concatedral de Santa María de la Redonda de Logroño en 1742; la de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Briones en 1750; o la de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada en 1765.


Palacio de los condes de Haro

Citar también el palacio de Beldaña. Plateresco del XVI. Calle San Martín nº1. Es la llamada casa de Paternina. Situado junto a lo que fue parte de la muralla y acceso a la ciudad intramuros.

En 1896  don  Federico Paternina Josué fundó Bodegas Paternina en Ollauri. El linaje Paternina se remonta alsiglo XVI con presencia en Labastida y Ollauri












El Casco Viejo, popularmente llamado "Herradura", corresponde a la zona más antigua de la ciudad, denominada Intramuros que, hasta el siglo XV, estuvo rodeada por la muralla que, partiendo del castillo medieval de La Mota o Atalaya, protegía a sus habitantes. Dentro de ella convivieron cristianos, judíos y árabes, formando barrios separados (judería, aljama). En esta zona se pueden ver la mayor parte de los edificios más importantes

El caserío de Haro es interesante, destacando el siglo XVI el Palacio de Bendaña, llamado también Palacio Paternina (calle San Martín) de estilo plateresco, con cariatides en portada y garitones volados que le dan aspecto medieval; el Palacio de los Condestables (calle San Roque) del que quedan gruesos paredones de sillería, alguno con contrafuentes muy acusados, arranques de arquerías, una gran picota cilíndrica con escudo y reloj de sol y, en un ángulo de la muralla, un cubo con figura de arpía. Del siglo XVII, Palacio de las Bezaras (calle de la Vega). Del siglo XVIII, Palacio de la Plaza de la Cruz, con decoración mixtilínea; Palacio de Tejada (calle Lucrecia Arana) de tres plantas y decoración de bustos en ventanas; Palacio de la calle San Felices, Condes de Haro (Plaza de la Iglesia), etcétera.
Quedan por mencionar dos arcos de entrada a la ciudad, son la Puerta de San Bernardo (Plaza de la Paz) y Puerta de Santa Bárbara (calle Siervas de Jesús). En el camino a Briñas, puente gótico

 En el plano de la arquitectura civil señorial, Haro destaca por su importante colección de palacios de los siglos XVI, XVII y XVIII. Estos palacios se encuentran en desigual estado de conservación advirtiéndose en varios de ellos el fatídico "mal de la piedra" que parece disolver muros y esculturas.

El más antiguo es el palacio de Beldaña o Paternina, situado junto a lo que fue parte de la muralla y acceso a la ciudad intramuros. Es un palacio renacentista con restos mudéjares y buena decoración exterior en ventanales y puerta.

Casonas en los alrededores del la iglesia de Santo Tomás.








El conocido Torreón es una de las torres de la muralla de Haro que defendía la puerta de San Bernardo, que se conserva junto a ella.