miércoles, 17 de octubre de 2012

Lerma. La villa Ducal de Lerma. Burgos


Plaza de Santa Clara   .  

Entre el monasterio de Santa Teresa y Santa.Clara.
   
En el centro de la misma, se encuentran los restos del famoso héroe y guerrillero durante la Guerra de la Independencia, D. Jerónimo Merino Cob: "El Cura Merino". 

En 1808 los ejércitos franceses saqueaban los pueblos de la comarca para aprovisionarse de víveres; él, perfecto conocedor de toda la zona, les hizo frente con una partida de 2.000 hombres, controlando el Camino Real, apresando convoyes y correos de los franceses. Por sus acciones victoriosas fue nombrado Capitán y Teniente Coronel sucesivamente. Ganó 58 batallas a las tropas franceses destacando la toma de Roa, el rescate de Burgos, Ezcaray, Hontoria del Pinar, Quintana del Puente y la brillantísima intervención en la batalla de Vitoria. De él dijo Napoleón que "prefería la cabeza de ese cura a la conquista de cinco ciudades españolas". Fue nombrado Mariscal de Campo por Fernando VII. Posteriormente luchó al lado del bando carlista al mando de 11.000 hombres. 

Falleció exiliado en Alençon (Francia) en 1844; y desde mayo de 1968 descansan sus restos junto al "Balcón de Arlanza".
   



El Mirador de los Arcos se proyectó por Juan Gómez de Mora y que comunicaba el Palacio con la Iglesia Colegial. 

En el S. XVIII fue restaurado por el duque del Infantado, Don Pedro de Alcántara y de Toledo, cuyo escudo en piedra aparece en el centro. 

Estos arcos abren una magnífica perspectiva visual hacia la vega del río Arlanza.






En marzo de 2007 quedó inaugurado el nuevo "Pasadizo de los Arcos"; el pasadizo creado a comienzos del S. XVII que unía el Palacio del Duque de Lerma y la Iglesia Colegial de S. Pedro Apóstol. Hoy el tramo visitable es la unión de los Monasterios de Sta. Teresa y Sta. Clara en el Mirador de los Arcos.

Es el único tramo conservado de las galerías cubiertas que comunicaban en el S.XVII, el Palacio Ducal con las iglesias y conventos de la localidad para que el Duque, el Rey Felipe III y sus más allegados pudieran desplazarse a los distintos oficios sin pisar la vía pública. Este tramo fue construido entorno a 1609, siguiendo la tradición renacentista italiana y conforme a la concepción palaciega y urbana de los Austrias, a instancias del todopoderoso D. Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, valido de Felipe III. 










Convento de La Ascensión de Nuestro Señor (1604 - 1610)   .  

Es el más antiguo de los monasterios de Lerma. 

Fue fundado por el hijo del Duque, don Cristóbal y su esposa Mariana de Padilla; encargándose de las obras el maestro Pedro de Pedrosa.
   
El 10 de Junio de 1610 fue bautizada en el monasterio la Infanta Margarita Francisca, hija del Rey Felipe III.
   
Hasta finales de 2010 lo han habitado MM. Franciscanas Clarisas. Desde esa fecha se denominan: "IESU COMMUNIO", nuevo Instituto religioso bajo el amparo del Papa Benedicto XVI, manteniendo la vida contemplativa. En su nuevo carisma, ocupa lugar principal la evangelización de los jóvenes. 






Ex-Colegiata de San Pedro (1613 - 1617)       
.
El Arzobispo de Sevilla, Don Cristóbal de Rojas y Sandoval, tío del Duque, concibió el proyecto de dotar a Lerma de una Iglesia de grandes dimensiones y eligió la existente de San Pedro para ampliación y reforma. A petición del Duque, la parroquia de S. Pedro había sido convertida en Colegiata en 1606 por el Papa Paulo V. El 3 de Agosto del propio año dio Su Santidad una Bula designando a la Abadía “ nullius diócesis” con dependencia directa de la Santa Sede e independencia total del Arzobispado de Burgos. El Duque continuó la obra emprendida, dotándole de mayor amplitud, altitud y conservando las bóvedas de estilo gótico. Los planos son obra del arquitecto carmelita Fray Alberto de la Madre de Dios, que en 1613 inició la reforma. De planta de salón con tres naves, dispone de girola y capillas laterales, coro, trascoro, contaduría y baptisterio. Mide 222 pies de largo, 77 de ancho y 51 de alto; costó la fábrica unos 80.000 ducados.
             
La fachada típica herreriana destaca por la monumental portada principal, con dos columnas dóricas sujetando un entablamento decorado con los escudos ducales en las metopas, coronado por cornisa rematada por bolas. En el centro, una hornacina con frontón semicircular y la imagen de S. Pedro. Como curiosidad, destaca la puerta que es la original de 1616 de madera de pino y con clavos de bronce.
             
El bello retablo mayor es de estilo barroco, con abundante decoración, toda ella dorada, columnas salomónicas, decoración vegetal, estípites, amorcillos.
             
           
En el interior destaca por su belleza y solemnidad la estatua orante del tío del Duque, Don Cristóbal de Rojas y Sandoval realizada en bronce por Juan de Arfe y finalizada por Lesmes Fernández del Moral. También destacan los famosos órganos de 1615-16, construidos por Diego de Quijano, Organero mayor de Felipe III. En la sacristía retratos del Duque, de Juan Pantoja de la Cruz pintor de cámara de Felipe III, la cajonería de madera de nogal, cantorales, calvario y sobretodo, la preciosa mesa taraceada regalo de Papa Paulo V realizada con gusto oriental y técnica italiana. (Detalles del Sagrario, Mesa Taraceada y Estatua Orante)
             
          El Centro de Iniciativas Turísticas de Lerma, organiza un mes cultural llamado "El Mes del Barroco", celebrándose todos los sábados por la tarde del mes de Agosto, conciertos con los órganos del S. XVII y diferentes instrumentos barrocos
             
            Esta Iglesia permanece abierta al culto desde mediados de Mayo hasta el 1 de Octubre.
             
            Se visita únicamente con la Visita Guiada que realiza la Oficina de Turismo de Lerma.




Asentada sobre un cerro que domina el valle del río Arlanza. La villa de Lerma en otro tiempo amurallada perdió su fisonomia medieval en el siglo XVII debido a las reformas y construcciones de  Francisco Gómez de Sandoval, valido de Felipe III, y duque de Lerma.


La Plaza Mayor de Lerma es el centro de la Villa   .  

Frente a la fachada principal del Palacio se extiende un espacio de planta rectangular, limitada en sus otros lados por tres "cuerpos de edificios". Tiene 75 columnas de trozos de cantería con sus pedestales. Sobre las columnas, edificado en ladrillo, corre el segundo cuerpo con 72 balcones.
   
La plaza era el marco ideal para las fiestas privadas (corral de comedias, lidia de toros a caballo, juego de cañas, luminarias, mogigangas...), Lope de Vega o Góngora acudían a Lerma a representar sus obras teatrales en la Plaza. Pero el Duque ideó una variante bárbara de la Fiesta Nacional y que mucho divertía a los cortesanos, que consistía en un despeñadero para el toro; una vez toreado era incitado al balcón volado y éste moría desnucado, precipitado por la pendiente hasta el río.
   
De 6.862 metros cuadrados es una de las plazas más grandes de España, siendo el orgullo del Duque en la época.