viernes, 19 de octubre de 2012

Los señores de Hinojosa de la Sierra. Soria


 
 
A principios de siglo XV, Hinojosa de la Sierra, situada a unos 19 kilómetros de Soria, era aldea de esta ciudad. 

Situada alrededor de un altozano, la vista de Hinojosa de la Sierra, presidida por su castillo, es impresionante. 

Podemos llegar a Hinojosa desde la ciudad de Soria siguiendo la carretera N-234 hacia Salas de los Infantes dirección El Royo, pasando Valonsadero. Hinojosa de la Sierra nos abre el camino hacia los valles de los ríos Tera y Razón.

La población domina una gran vega regada por las aguas del río Duero cuyo control le dieron una importancia excepcional para el abastecimiento y la defensa de la ciudad de Soria. 

Las circunstancias geográficas de Hinojosa son razones que explican los avatares que tuvieron lugar en torno a la concesión de su Señorío-cuya casa solariega es un espléndido palacio del siglo XVI, que nos da la bienvenida al llegar a la Villa-. 

Es Hinojosa lugar que abre camino hacia la sierra junto a la laguna de Cebollera por los valles del río Tera y Razón y hacia el puerto de Piqueras lo que invita visitar la ciudad celtibera de Numancia, en los altos de Garray, y ya puestos porqué no llegarnos hasta la propia ciudad de Soria.

            En el siglo XV la ciudad de Soria era señorío de doña María de Aragón, primera esposa del rey castellano Juan II. Por carta de donación dada en Valladolid el 10 de mayo de 1440 Hinojosa de la Sierra es separada del señorío de la jurisdicción de Soria de la que era aldea y dada por la reina Maria al aposentador del rey don Rodrigo de Vera “... ... en enmienda y
rememoración de los muchos y leales servicios que nos avedes fecho y facedes de cada dia a el Rey mi señor y a mí,  del lugar que dicen Finoxosa de la Sierra, aldea de la mi ciudad de Soria que es en el Obispado de Osma y parte término con los lugares que dicen el Langosto y Vilviestre y Oteruelos y Pedrajas y Santervás y las Dombellas y Villar del Ala, del qual dicho lugar Finoxosa, vos fago merced donación con todos los vasallos que en el son y viven y serán y vivirán de aquí adelante para siempre jamás.”.  

Donación confirmada por el propio Juan II el 28 del mismo mes. 

Don Rodrigo de Vera ya primer señor de Hinojosa y apenas pasados cinco años de la concesión del Señorío levanta el castillo como símbolo de su poder. Terminado hacia la década de los setenta, cien años más tarde será ya abandonado y los esfuerzos de los señores de Hinojosa se centran en la construcción de su casa-palacio.

            La figura de don Álvaro de Luna aparece ligada a la de los primeros señores de Hinojosa, y con importancia económica relevante en la construcción del Castillo. Podemos pensar en la influencia del Condestable para recompensar a don Rodrigo Vera con el señorío de Hinojosa ya que doña Maria de Contreras, esposa de don Rodrigo, y la sobrina de ésta, doña Elvira Gotor; heredera de su tía, pertenecen al igual que don Álvaro a la Casa de la familia Luna y Gotor.

La titularidad del señorío pasa a doña Elvira de Gotor, sobrina y heredera de doña Maria de Contreras. Ella es la segunda señora de Hinojosa desde 1504;
 

Don Diego Hurtado de Mendoza, señor de Villasayas en Soria, casa con doña Elvira Gotor, segunda señora de Hinojosa de la Sierra, en lo que son segundas nupcias para ambos. 

Don Diego Hurtado de Mendoza, por matrimonio segundo señor de Hinojosa, es hijo del cuarto señor de Almazán don Pedro de Mendoza “el Fuerte” y hermano del que será quinto señor de Almazán, cuarto de Monteagudo de las Vicarias y desde 1476 su primer conde. 

En algunos casos la carrera eclesiástica de segundones de los linajes se vio
truncada por su falta de inclinación hacia la vida religiosa y los estudios universitarios.
 

Se ve en el análisis de la trayectoria de uno de los hijos del cuarto señor
de Almazán, Pedro de Mendoza, el Fuerte, llamado Diego de Mendoza. Su padre lo envió a Valladolid para que estudiase en su universidad, con el objeto de que más adelante pudiese hacer carrera en la Iglesia,
  

En las casas de la alta nobleza la carrera eclesiástica fue considerada una buena vía para dar salida a los segundones del linaje, pero siempre orientada hacia la consecución de influyentes posiciones en el seno del clero secular, con la mirada puesta en última instancia en las sillas episcopales.

No debió mostrar suficiente aprovechamiento en los estudios, y por ello el
señor de Almazán optó por cambiar de estrategia, disponiendo que Diego se
fuese a vivir con el obispo de Osma, Pedro de Montoya, en la esperanza de que
este prelado lo pudiese promover en el futuro en la carrera eclesiástica por vía
de patronazgo. Tampoco el comportamiento del muchacho en la casa del obispo
oxomense respondió a las expectativas del padre, dado que muy pronto dio inequívocas
muestras de que carecía de vocación para llevar vida de clérigo, y se
mostraba mucho más inclinado hacia las aventuras amorosas.
Por ello, finalmente, el obispo y el señor de Almazán convinieron que la
mejor manera de asegurar el futuro del muchacho era casándole con una hija
bastarda del propio obispo, María de Montoya, que fue a raíz de ello generosamente
dotada por su padre. Diego, por su parte, recibió en herencia del suyo el
señorío sobre la villa de Villasayas
 Diego de Mendoza, señor de Villasayas,  más adelante,
gracias a un segundo matrimonio se convirtió en señor de Hinojosa de la Sierra,
antigua aldea de la ciudad de Soria.

Don Diego Hurtado de Mendoza recibe el señorío de la localidad de Villasayas, próxima a las de Almazán y Monteagudo y a escasos kilómetros de Baraona; todas en tierras del sureste de la provincia de Soria. 

Don Diego casa por segunda vez con Elvira de Gotor, la segunda señora de Hinojosa de la Sierra, a los que heredarán los hijos habidos en sus primeras nupcias casados entre si siendo ellos los terceros señores de Hinojosa. 


Es el  tercer señor de Hinojosa y Villasayas, Pedro Hurtado de Mendoza y Gotor. Casa dos veces, la primera con María de Zúñiga Pareja y la segunda con Leonor de la Vega Mendoza.

En el monasterio de Santa Clara de Tordesillas profesaron varias mujeres del linaje de los Mendoza.
Por ejemplo Beatriz de Mendoza, hija de Diego de Mendoza, señor de Villasayas, llegó a ser abadesa
de este monasterio, y su hermana Juana profesó en él como monja. Allí también profesó Ana de
Mendoza, hija de Pedro de Mendoza y María de Zúñiga, señores de Hinojosa de la Sierra. RAH, Salazar y Castro, C-34, fols.
106 y ss.



Es el cuarto señor de Hinojosa, Diego Hurtado de Mendoza y Zúñiga. Casa dos veces, la primera con Inés Calderón y la segunda con Isabel de Loaysa.

 Beatriz Hurtado de Mendoza y Calderón también será monja en Santa Clara de Tordesillas.

Es el quinto señor de Hinojosa, Pedro Hurtado de Mendoza y Calderón, Casa con Francisca Beltrán de Ribera, que puede ser de los señores de Tejado, pueblo próximo a Almazán, entre Almazán y Gómara.

Es el sexto señor de Hinojosa, don Cristóbal Hurtado de Mendoza Zúñiga y Beltrán de Ribera, bisnieto de los terceros señores de Hinojosa Pedro Hurtado de Mendoza y de María de Zúñiga, quien ordena la construcción del palacio renacentista terminada en 1583; según fecha que como se ha dicho podemos encontrar grabada en uno de sus arcos. 

No se sabe de casamiento de don Cristobal.

Sigue Pedro Hurtado de Mendoza, VII señor de Hinojosa, casa con María- Mariana- Carrillo de Alarcón, hija de Luís de Toledo y de Ines Carrillo Melgarejo de la Casa de los señores de Cervera en Cuenca . Padres de 

Gaspar de Mendoza y Carrillo de Alarcón, VIII señor de Hinojosa. Casa con Catalina Miranda, hija de Luís  Miranda e Inés Beltrán.

Padres de Juan Alonso Leonardo Hurtado de Mendoza y Miranda, IX señor de Hinojosa. Casa con Juana del Castillo.

Don Juan Alonso Leonardo Hurtado de Mendoza, regidor de Soria en 1701, es el noveno señor de Hinojosa y lo será IV de Valparaíso de Abajo en Cuenca  al heredar a su primastra segunda la tercera señora de Valparaíso de Abajo sin heredero de sus dos matrimonios. 

Hermanastro de Mariana Carrillo de Alarcón, VII señora consorte de Hinojosa, es  Jerónimo de Zúñiga,  primer señor de Valparaíso de Abajo. Debido a estos enlaces el octavo señor de Hinojosa es primastro hermano de la segunda señora de Valparaíso de Abajo, hija de Jerónimo de Zúñiga, siendo su hijo don Juan Alonso Leonardo Hurtado de Mendoza, noveno señor de Hinojosa, primo segundo de la tercera titular de Valparaíso y así con derecho a heredarla al morir sin sucesión.


Don Juan Alonso Leonardo Hurtado de Mendoza, IX señor de Hinojosa, IV de Valparaíso y señor de la Casa y Torre de Zambrana, casa con Juana del Castillo

Padres de 

don Gil Hurtado de Mendoza Carrillo de Toledo Zúñiga y Mur, X señor de Hinojosa de la Sierra, V de Valparaíso de Abajo y señor de la Casa y Torre de Zambrana-regidor perpetuo de Soria, del Consejo de Hacienda- contrae matrimonio con doña María Joaquina Mur y Vereterra Valdés. Hija de don Diego Antonio Navarro Vereterra  Rivera , señor de la Casa de Vereterra y sus patronatos, y de su segunda mujer María Margarita Valdés  de Quiñones y Pimentel hija de Bernardo de Valdés Obregón Ruiz de Velasco  y Petronila de Quiñones Baca y Bazán . Doña Joaquina fue bautizada el 23 de julio de 1681 en la parroquia de Nuestra Señora del Mercado en León. Firmó testamento el 19 de noviembre de 1767 ante José Pérez Tomierlame. Casa con don Gil Hurtado de Mendoza el 27 de noviembre 1704 en la parroquia de Santa Maria de la Asunción de Alaejos, Valladolid. Doña Joaquina era hermana de don José Joaquín de Vereterra Valdés Quiñones y Puente  que sigue al frente de la Casa de Vereterra y del Mayorazgo de Puente Agüero. De don José dependió como intendente de Salamanca la ejecución del Catastro de Ensenada en esta provincia. 

Don Gil Hurtado de Mendoza y doña Joaquina Mur y Vereterra son padres de don José Hurtado de Mendoza Mur y Vereterra, XI señor de Hinojosa y VI de Valparaiso, que les sigue en la titularidad de los señoríos, de doña María y de doña Josefa Martina. Es don Jose  mencionado como tal Señor en las Respuestas Generales del Catastro de la villa de Valparaíso de Abajo del año 1752. En el momento de inicio de las operaciones catastrales en Valparaíso don José Hurtado de Mendoza era menor y así su madre y tutora es la “Señora” de la que hacen mención los vecinos como receptora de un regalo de 150 reales anuales. Don José Hurtado de Mendoza tenía “enajenado” de la Corona, junto con el señorío de la villa, la renta de 3.000 reales, correspondientes a las alcabalas, y dos escribanías numerarías, sin uso, “que no le reportaban beneficio alguno”. El señor de Valparaíso de Abajo recibía del Común además de los 150 reales para la Señora otros 800 para costear los gastos de su residencia. Pocos años después de la Averiguación Catastral, en concreto en 1760, el señor de Hinojosa era don Gaspar Hurtado de Mendoza.

Casa don José en primeras nupcias con doña María Josefa Esquivel de cuyo matrimonio nace la XII titular de Hinojosa y VII de Valparaíso, última titular de ambos señoríos de apellido Hurtado de Mendoza, doña Ángeles Hurtado de Mendoza y Esquivel. Casa con su primo hermano Bernardo Esquivel y Peralta[. Doña Ángeles muere en el año 1796. Le suceden sus hijos don José Esquivel, I barón de Pallaruelo, y don Manuel Esquivel. Son ambos los últimos señores jurisdiccionales de los títulos de la familia. Don José casa con doña Melchora Zapata Sainz de Tejada y don Manuel lo hace con doña María Paz Loigorri. Ambos matrimonios con sucesión hasta hoy. Apuntar como el apellido Sainz de Tejada nos recuerda al López de Tejada que corresponde al IX marqués de Saltillo que casa con doña Pilar, hija de don Aurelio González de Gregorio propietario del palacio de Hinojosa de la Sierra; como se recogió en el apartado correspondiente. La razón en la coincidencia de apellidos es su común pertenencia a la extensa familia de linajes que tienen su origen en el riojano Solar de Tejada




En Hinojosa de la Sierra y Valparaiso de Abajo se suceden los Hurtado de Mendoza hasta 1796, año en el que fallece la última propietaria de esta familia. 

El 28 de julio de 1796 muere doña Ángeles Hurtado de Mendoza y Esquivel ya décimo segunda señora de Hinojosa de la Sierra y séptima de Valparaíso casada con su primo hermano don Bernardo Esquivel y Peralta. Es así que a partir de esta fecha, los señores de Hinojosa llevarán el apellido Esquivel Y Peralta. Los Esquivel y Peralta conservarán el Señorío cuarenta años hasta la supresión de las jurisdicciones señoriales por Decreto de 30 de agosto de 1836.