lunes, 22 de octubre de 2012

Madrid. Plaza de Santa Cruz y Plaza de la Provincia



La plaza existía durante el reinado de Felipe II siendo espacio de mercado de vidrios.

La plaza contenía un mercado de mujeres que ofrecían sus servicios de nodriza durante el siglo XIX

A comienzos del siglo XIX la plaza aparece como mercado de venta ambulante de vendedores pasiegos de telas, en espcial de muselinas de contrabando, eran los denominados «prenderos». Tras la guerra de Independencia la plaza se convierte en un lugar de ofrecimiento y contratación del servicio de mujeres nodrizas, que curiosamente son tambien originarias de los valles pasiegos. Su ofrecimiento aparece en las secciones de anuncios por palabras de los periódicos madrileños de la época.



El nombre de la plaza se hereda de la antígua parroquia de la Santa Cruz cuya planta alcanzaba prate de la plaza y de la actual calle de la Bolsa.



El Palacio de Santa Cruz (actual Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación) fue antígua Cárcel de Corte. Durante el siglo XVIII fue denominado como Ministerio de Ultramar. A finales de siglo, las perdidas por España las colonias de Cuba y Filipinas, el inmueble se quedó sin funciones de embajada. 

La plaza fue durante mediados del siglo XX fue un importante nudo de comunicaciones de la red de autobuses de la EMT.



Fuente de Orfeo. Reproducción realizada a finales del siglo XX, en el mismo enclave donde estuvo la fuente original. 

Fue levantada durante el reinado de Felipe IV. Su proyecto lo llevó a cabo el arquitecto Juan Gómez de Mora, autor también del Palacio de Santa Cruz, antigua cárcel de la Corte y actual sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, edificio que preside la plaza donde está emplazada la fuente. Su ejecución correspondió a Gaspar Ordóñez, quien concluyó las obras en el año 1629.

La Fuente de Orfeo fue demolida en 1865, si bien el grupo escultórico que preside el conjunto, en el que se representa a este personaje mitológico, fue conservado. 

Se encuentra actualmente en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. 

El conjunto está presidido por una estatua de Orfeo, que aparece junto a un perro, razón por la cual la fuente también es conocida como la del Perro.