lunes, 11 de diciembre de 2017

San Trofimio de Arlés. Francia



La iglesia románica que siempre estudiábamos en nuestros Libros de Arte.





La catedral de San Trófimo de Arlés presenta una de las portadas con la decoración escultórica más completa del románico provenzal. Sigue un esquema de arco de triunfo romano, tomando posiblemente como modelo el cercano de Saint-Remy, estando elaborada en el segundo tercio del siglo XII. El programa iconográfico alude al Juicio Final. En la mandorla del tímpano se ubica el Cristo triunfante, junto a los símbolos de los Evangelistas y rodeado por coros de ángeles que se sitúan en la arquivolta inferior. El friso abarca la anchura del dintel y en él se representan a los apóstoles sedentes. En los nichos y jambas se sitúan también apóstoles: Pedro, Juan, Pablo Andrés, Santiago el Mayor, Bartolomé, Santiago el Menor y Felipe. En los nichos de las esquinas interiores se ubican San Trófimo y la lapidación de San Esteban, ya que en la iglesia se conservan reliquias de este santo. En el friso menor se representa el pecado original, los elegidos, la pasión de los condenados y el nacimiento de Jesús.


Se trata de uno de los lugares calificados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco




























La portada occidental es uno de los tesoros de la escultura románica, presentando la historia del Apocalipsis según San Juan y el Evangelio de San Mateo. Su portada está organizada como un arco de triunfo con la representación escultórica del Juicio Final. En el tímpano se encuentra un Pantocrátor con Cristo enmarcado en una mandorla con los símbolos de las cuatro figuras del tetramorfos es decir los evangelistas: el ángel alado de San Mateo, el león alado de San Marcos, el toro alado de San Lucas y el águila de San Juan. En el friso del dintel están representados los apóstoles y en el friso que recorre toda la portada se encuentran esculpidos los condenados (a la derecha de la portada) y los elegidos (a la izquierda de la portada).
La decoración del pórtico incluye también una multitud de escenas bíblicas: la Anunciación, el Bautismo de Jesús, la Adoración de los Magos, los Reyes Magos ante Herodes, la matanza de los inocentes y los pastores con sus rebaños.
En un nivel inferior, separado por pilastras y columnas de piedra oscura, hay estatuas de santos conectadas con la historia de Arlés; a la izquierda, San Bartolomé, Santiago, San Trófimo, San Juan Evangelista y San Pedro; y a la izquierda, San Felipe, Santiago el Justo, San Esteban, San Andrés y San Pablo.
Las bases de las columnas junto al portal están decoradas con estatuas de leones, Sansón y Dalila, y Sansón y el león.