martes, 23 de octubre de 2012

El Desierto de Bolarque. Los carmelitas descalzos en tierras de Cuenca y Guadalajara


El Desierto de Bolarque es un paraje y conjunto monasterial en ruinas situado cerca de Sayatón, en La Alcarria de la provincia de Guadalajara. 

Situado en el punto más alto de la sierra de los Degollados, prolongación por el norte de la sierra de Altomira, donde tambien tenemos un convento de carmelitas desde mediados del siglo XVI.

Está en un lugar abrupto, en la orilla derecha del Tajo, en el pantano de Bolarque. Se componía de un eremitorio y un monasterio de los carmelitas descalzos.

Es un  paraje muy arbolado, remoto y casi inaccesible se establecieron tres monjes carmelitas que construyeron las primeras ermitas con piedras y ramas el 17 de agosto de 1592. 

El Desierto de Bolarque empezó a ser conocido como lugar de retiro y ya entrado el siglo XVII se levantó un convento carmelita de mayor capacidad, con capilla, claustro, celdas, refectorio y biblioteca. 

A su alrededor se fueron agregando ermitas, de manera que allí existen actualmente los restos más o menos conservados de más de treinta donde iban a retirarse los religiosos para meditar, como una pequeña Tebaida en tierra castellana.

Sobre el lugar escribió fray Diego de Jesús María su Desierto de Bolarque, yermo de carmelitas descalzos.

Para llegar al Desierto es lo mejor adentrarse por la finca privada de La Pinada y por un camino hasta el barranco del Rubial para seguir por la antigua senda de los frailes. Aunque el mejor acceso es por barca a través de las aguas del pantano de Bolarque.